Buscar/Hemeroteca

miércoles, 12 de julio de 2017

Fallece el periodista gastronómico Juan José Lapitz

El escritor y periodista gastronómico Juan José Lapitz (Hondarribia, 1934) ha fallecido este pasado martes dejando tras de sí un legado de incalculable valor en forma de libros, ensayos y artículos sobre gastronomía.

Esto que viene a continuación es la glosa que le dedicaba Guillermo Campos en el nº 207 de la revista HG&T: “A Juanjo Lapitz, escritor, divulgador y experto gastronómico vasco, le están haciendo un libro, un merecido homenaje vistos sus bien andados ochenta tacos y el legado que atesora, para el que me han pedido una glosa.

Digo que Juanjo Lapitz es la gastro-memoria viva de más de medio siglo entre dos siglos. Memoria de vasco comprometido con las raíces y Cultura de su tierra, la cultura con mayúscula y la cultura con minúscula, que no es cultura menor aquella que atiende a las producciones de un territorio, a su gobierno, a la etnografía, a los quehaceres de los trabajos y los días, pero que ha de refrendarse en la otra para que nos enriquezca en todo su esplendor vivencial.

Es, seguramente, la principal diferencia entre la divulgación gastronómica de ese tiempo que va cediendo el testigo a otras formas de comunicar más ligeras de este tiempo, menos imbricadas en la Cultura inmaterial.

Afirmo porque lo creo, que Lapitz es la autoridad en esta materia de los bien comeres de un país. Pertenece a una generación brillante, de inexcusable referencia para el saber gastronómico, la generación que estaba hecha cuando los que caminamos en el otro extremo de un mismo segmento generacional, ambos hacia ese estadio dorado en la cumbre de la montaña, encontramos en su compañía, en sus lecturas, en el disfrute de la mesa, los viajes, los congresos, bagaje y matiz, sabiduría y actualidad, guía y criterio. Y subrayo que esa generación, esta generación que peinamos canas o nos rascamos su lugar, bebió en las fuentes literarias y documentales, y acertó a interpretar en clave de país, el legado de la historia y el pensamiento de la humanidad, aplicado al territorio inmediato, para resaltar su punto diferencial, para enmarcar la peculiaridad, para ahondar en las raíces, para catapultar el conocimiento heredado al conocimiento innovador.
Porque ahí reconozco a Juan José Lapitz Mendía, en la manera de ver, interpretar, puntualizar… el acervo gastronómico de Euskal Herría. La consulta aconsejable, en busca del aporte o la traducción diferenciadora, a la luz de la cultura universal.

Estratégicamente situado en el baluarte fronterizo –transfronterizo, para ser precisos- de Ondarribia, con los pies donde sus setas vuelven cada otoño y cada primavera a saludar su dedicación y sabiduría a la causa micológica.., la cabeza oteando el horizonte de vivires, saberes y latidos amicales. Auténtica fusión. Tras la glosa reflexiono: qué placentero resulta poder ensalzar al admirado amigo, vivo, y con la caña pescando….

No hay comentarios: